viernes, 19 de diciembre de 2008

CAMINADORA DE CUENTOS

¿La Conocen a María Fernanda?.
Fer es narradora de cuentos, y un buen día se pudrió de todo, se aburrió, y se fue por ahí, con una mochila y sus panes (Fer también es panadera) a contar historias... y a escuchar.
María Fernanda se recorrió el país entero, de norte a sur y de este a oeste, y el país entero la recibió. Visitó aldeas y pueblos y de cada pueblo cada plaza, y las escuelas, sobre todo. Y de cada escuela Fer oyó el relato de cada chico... Y después contó. La República entera recorrió, no sé cuantas horas de micro, no sé cuantas de camino y otras tantas de gente.
Gente. Gente con historias. Gente que saboreó panes y comió historias porque panes e historias de la mano de Fer van unidos.
Fer nos cuenta que cierta noche se perdió en uno de esos tantos pueblitos y tomó un sendero de tierra rodeado de montañas y dio con un boliche donde había fiesta y todos estaban borrachos. Ella dice que contar para borrachos es una experiencia fascinante. "Es como contar para chicos -nos dice- porque al igual que los chicos los borrachos intervienen en el medio del cuento, si no les gusta te lo dicen en la cara y si se aburren, se duermen".
Cuando retornó de aquel periplo que le llevó casi un año, Fer era otra. Tenía otra luz en la mirada, otro tono de voz, otro olor, otra manera de caminar: había sido atravesada por todo lo que le había sucedido.
Y a pesar de que cuando partió llevaba mucho para dar, cuando volvió estaba repleta, llena, atiborrada de todo lo que recibió.

Si quieren saber más de todo esto http://caminandocuentos.blogspot.com/

FOTO: LA VISPERA

2 comentarios:

maria y juan dijo...

SOS LA PRIMERA PERSONA, QUE ESCRIBE ALGO SOBRE CAMINANDOCUENTOS, CON LA MISMA PASIÓN Y "EL ENCUENTRO", CON QUE YO LO VIVÍ...
GRACIAS!!
PORQUE FUÍSTE Y SOS PARTE.
ME HICISTE LLORAR GUACHO...
UN BESO ENORME
FER

PECHITO ARGENTINO dijo...

Es que es absolutamente conmovedor el trabajo de Caminandocuentos.
Con ese laburo demostraste a muchas personas que si se trabaja por un deseo éste se logra.
Un beso.
Sergio