domingo, 15 de noviembre de 2009

DON ALPLAX

A veces quiero que cada mañana no sea ese descenso a un infierno de calor. Así, desamparado, a la vera de mí mismo, no paro de verme reflejado en los charcos de la calle.
Don Alplax me mira y se ríe. Él sabe. Goza de omnipresencia en mi universo de pasados los cuarenta.
Hijo de puta, sí que lo sabe. Intuye que lo necesito, y ansía que desesperadamente vaya tras de él, como un huérfano mendigando en la estación de subte, a esa hora en que las brujas andan con las medias rotas y el rímel corrido.
Pero hablé de despertar.
Hablé de ese plano que subyuga y es el paso del sueño al otro sueño: el de la vigilia lisérgica.
Hablé del silencio que cela el último vestigio nocturno, justo cuando la mañana afina su Frecuencia Modulada, y los noticiosos nos mienten, se mienten a sí mismos, nos castigan, pretenden que la realidad sea eso que cuentan.
Entonces don Alplax, ahí, reina tiránicamente.
Desde la mesita de luz, junto a la foto de recién casados, don Alplax se enciende con su alma en fosforescencia y atraviesa los barrotes de la desazón. Se hace amigo y es un impulso a la nada, o un escalón, o todo eso junto.
Sé que hay locura de verdad en la ciudad. Sé que hay escurridizos nubarrones de no-ser. Sé que existen espantapájaros que pretenden vida propia y se pasan de la raya en la parada del colectivo, en la Plaza Constitución, en las tetas de las putas que, a las siete de la mañana, no tienen aire seductor sino bizarro.
Por eso don Alplax, inofensivo, poético, desenmmascarador de tantos lugares comunes, es un casco ante tanta precaria construcción que se derrumba. Es el velo que cubre apenas —sin proteger—, para que la polución de los espíritus mediocres no llegue a obsesionarme.

5 comentarios:

Magah dijo...

Claro, un casco precario, pero a veces necesario.
Podría decirte que le has puesto nombre a algunas relaciones que requieren de él, hasta tanto uno tome la determinación de dejarlos, a ambos.
Muy bueno siepre.

Terry dijo...

Buena definición :)

Saludos desde la comunidad PTB!

http://mipequenagranventana.blogspot.com

MANE dijo...

Gracias por tu visita a mi blog ,desde ahora estas dentro del tour que hago por los blog amigos ,estamos en contacto.

un abrazo

Azul Ixcuintla ::::: dijo...

Hola te visito desde la comunidad PTB, es la primera vez que estoy por aquí y tus letras me han encantado... ya te sigo

Saludos!!!

PECHITO ARGENTINO dijo...

Magah: Gracias por venirte por aquí. No sólo en las relaciones humanas, tambien en la ansiedad cotidiana se buscan lazarillos.

Terry: Gracias, Terry.
me gustó tu blog.

Mane: Gracias, por venir.
Y nos estamos viendo.

Azul: yo ya te estoy siguiendo desde Facebook. Te tengo entre mis blogs faboritos en networkedBlog.
Nos vemos